¿Cómo te hablas a ti mismo?

guillaume-de-germain-B0LhOCIS_hU-unsplash

Cuando hablamos de diálogo interno nos referimos a cómo nos hablamos a nosotros mismos. Esa vocecilla que nos acompaña a cada instante de nuestra vida. Podemos hablarnos desde el respeto, la compasión y el permiso o desde la autocrítica y la autoexigencia. Lo cierto es que el modo en el que nos dirigimos a nosotros mismos nos define.

¿Te sientes identificado/a con alguna de estas frases? “Tengo que dar el 100 % de mi”, “Me esfuerzo mucho pero nunca es suficiente”, “Tengo que hacerlo bien”, “No puedo fallar”, “Soy tonto por equivocarme con esto”. Si has respondido afirmativamente, es probable que te estés hablando desde la autocrítica y la autoexigencia.

“La persona más influenciable con la que hablarás todo el día eres tú. Ten cuidado entonces acerca de lo que te dices a ti mismo” (Zig Ziglar)

Autocrítica y autoexigencia

La autocrítica y la autoexigencia son adaptativas, ya que nos impulsan a mejorar y a superarnos día a día. Sin embargo, se convierten en un problema cuando sobrepasamos la línea y somos demasiado autocríticos y autoexigentes con nosotros mismos. A lo largo de este artículo haremos referencia a esta última.

Cuando utilizamos este tipo de diálogo interno nos juzgamos constantemente, resaltamos continuamente nuestros defectos y nos dirigimos a nosotros utilizando un lenguaje peyorativo. Además, nos exigimos hacer las cosas a la perfección, sin darnos la oportunidad de equivocarnos. Tenemos unas expectativas demasiado elevadas, que difícilmente lograremos alcanzar…

danny-g-l2NRQNkQ2Qk-unsplash

Veamos un ejemplo:  

Supongamos que queremos hacer un bizcocho que hemos visto en internet. Cuando tenemos la masa lista la metemos en el horno. Pero cuando volvemos para sacarlo nos damos cuenta de que se nos ha quemado. Ante esta situación podríamos pensar “No se hacer nada”, “No hago nada bien”, “Todo me sale mal”, etc.

No toleramos que alguien nos falte al respeto. Pero no nos damos cuenta de que continuamente nos lo estamos faltando a nosotros mismos, ya que nos insultamos y menospreciamos.

En este tipo de diálogo,  nuestra vocecilla suele empezar las frases con un  “tengo que” o “debería”.

Autocompasión, respeto y permiso

lina-trochez-ktPKyUs3Qjs-unsplash

Cuando nos hablamos desde el respecto, el permiso y la autocompasión, seguimos siendo conscientes de nuestros errores. Pero a diferencia del anterior, nos permitimos equivocarnos sin juzgarnos, analizamos nuestros errores para aprender de ellos y seguimos teniendo presentes nuestros logros. Nuestras expectativas se ajustan a la realidad, y nos dirigimos a nosotros mismos desde el respeto y el cariño.

“Saber fracasar es aprender cómo ganar» (Carl Sandburg)

Si volvemos al ejemplo anterior, cuando nos diésemos cuenta de que el pastel se nos ha quemado, podríamos pensar: “Es la primera vez que lo hacía, es normal que no me haya salido del todo bien. Para la próxima vez sé que tendré que dejarlo menos tiempo en el horno y me saldrá mejor. Aún así, de sabor está muy bueno”.

En este caso, la vocecilla empezaría las frases con un “quiero” o “me gustaría”.

Y tú, ¿desde dónde te hablas a ti mismo/a?

Nuestro diálogo interno influye en nuestra autoestima. Por eso es importante tomar consciencia de cómo nos hablamos a nosotros mismos. Este es el primer paso para aprender a hablarnos desde el cariño y el respeto.

Si tienes alguna duda o te gustaría cambiar tu diálogo interno, no dudes en contactar con nosotras.

No te vayas sin tener tu

Guía para el manejo del impacto emocional

La situación derivada por el COVID-19, ha causado un gran impacto emocional. Es posible que nos resulte complejo manejarlo.

Compararse con los demás (1)

 

 

Sus datos se guardarán con el fin de atender su solicitud, gestionar las citas y remitirle información que puede ser de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info@eunoiapsicologia.com Para más información, consulte nuestra política de privacidad y el aviso legal.

Compartir artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *