La doble cara de la sobreprotección

juliane-liebermann-O-RKu3Aqnsw-unsplash

El instinto de proteger a los nuestros es una característica del ser humano. Protegemos a nuestros seres queridos con el fin de que no sufran y no cometan errores innecesarios. El problema viene cuando en vez de proteger vamos un nivel más allá, y sobreprotegemos. Es ahí, cuando pasamos de nivel, que empiezan a observarse las consecuencias de sobreprotección. ¿Pero dónde está la línea entre estos dos niveles?

«Sobreproteger no es proteger»

Los padres y madres protegen a sus hijos/as con el objetivo de facilitar su desarrollo y salvaguardar su bienestar tanto físico como emocional, a la vez que les enseñan herramientas para crecer con autonomía. 

Cuando sobreprotegemos el objetivo es el mismo, cuidar. Pero cuidamos de un modo que impedimos que nuestros/as hijos/as crezcan con autonomía, adquieran herramientas esenciales para la vida y aprendan de una forma natural. Podríamos decir que la intención y el objetivo es muy bueno, pero la forma de ejecutarlo no tanto, ya que genera ciertas consecuencias un tanto perjudiciales para el desarrollo de nuestros/as hijos/as. 

“Si sobreprotegemos a nuestros/as hijo/as los estamos aislando de la realidad, en cambio, si los protegemos les enseñamos la realidad.”

¿Qué consecuencias conlleva la sobreprotección?

Enlentecimiento o bloqueo de su desarrollo personal

Cuando sobreprotegemos a nuestros hijos/as no dejamos que hagan determinadas tareas solos o vayan a según que sitios. Estamos constantemente anticipando lo que les puede ocurrir y evitando que se equivoquen. Sin embargo, esto que hacemos con nuestra más buena intención, pensando que es lo mejor para ellos/as, no les está permitiendo aprender y consecuentemente adquirir herramientas esenciales para la vida. 

Las personas utilizamos varias fuentes de aprendizaje, entre las que se encuentra la experiencia directa. Esta nos permite aprender como resultado de exponernos y hacer frente a determinadas situaciones, hecho que favoreve la memoria e interiorizacion del aprendizaje. Es por eso que sin este aprendizaje no podemos esperar que sepan solucionar problemas, tomar decisiones, resolver conflictos, mantener relaciones interpersonales, etc. Además, este hecho les conlleva a tener poca autonomía, ya que siempre han tenido al lado alguien que les decía lo que debían hacer, y a no asumir responsabilidades propias de su edad.

Baja autoestima y poca seguridad en sí mismo

Tener unos padres y madres que siempre toman las decisiones y hacen las cosas por sus hijos/as, incrementa la probabilidad de que estos últimos tengan baja autoestima y muy poca seguridad en sí mismos/as. Esto se produce porque perciben y creen que no saben manejar las situaciones y los acontecimientos por sí mismos. De hecho, no han tenido la posibilidad de hacer las cosas por sí solos, porque sus progenitores lo hacían por ellos/as. Esto realmente les envía el mensaje de que no son capaces, o bien, no tienen las habilidades para hacerlo. ¿Pero si nos paramos a pensar, cómo van a ser capaces si no tiene la oportunidad para aprender?. Es normal que se sientan inseguros si no han tenido ni la oportunidad para adquirir las herramientas necesarias. 

«Padres sobreprotectores, hijos inseguros»

Problemas de tolerancia a la frustración

Una consecuencia clave que genera la sobreprotección es la manca de tolerancia a la frustración. Los/as hijos/as de progenitores sobreprotectores no han aprendido a equivocarse, ya que no han tenido prácticamente la ocasión para equivocarse porque sus padres y madres lo evitaban. El problema de esto viene cuando se hagan mayores y se equivoquen porque no van a saber cómo gestionarlo.

Incrementa la dependencia hacia los otros

Son personas que durante su infancia y adolescencia han crecido con unos padres y madres que decidían y tomaban decisiones por ellos, por lo que no han tenido la oportunidad de aprender a resolver los problemas de su día a día. Al no haber desarrollado estas habilidades, cuando en la edad adulta se encuentren en la tesitura de tener que enfrentarse a alguna dificultad, necesitarán a alguien que se las resuelva, tal y como hicieron sus progenitores cuando eran más pequeños. Por lo tanto, nos encontraremos ante personas que requerirán tener al lado a alguien que les ayude a tomar decisiones, a resolver las dificultades, etc. lo que se traduce en una dependencia a los demás.

Si tienes alguna duda o te gustaría tener una consulta con nuestro equipo, no dudes en contactar con nosotras.

No te vayas sin tener tu

Guía para el manejo del impacto emocional

La situación derivada por el COVID-19, ha causado un gran impacto emocionalEs posible que nos resulte complejo manejarlo. 

Sus datos se guardarán con el fin de atender su solicitud, gestionar las citas y remitirle información que puede ser de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info@eunoiapsicologia.com Para más información, consulte nuestra política de privacidad y el aviso legal

Compartir artículo