Psicología adolescentes

La adolescencia es el periodo en el que construimos nuestra propia identidad
dimitri-houtteman-2P6Q7_uiDr0-unsplash

La adolescencia es una etapa que abarca desde los 10 hasta los 19 años y se caracteriza por una serie de cambios biológicos, comportamentales y psicosociales. Los primeros cambios que se producen son de índole biológico, pero en esta fase del ciclo vital también se producen modificaciones en el autoconcepto, en la autoestima y en la identidad. 

En este periodo empiezan a adquirir una mayor autonomía y a tomar decisiones importantes que van a contribuir en el desarrollo y la consolidación de su identidad. Algunas de estas van orientadas a su futuro. La presión por tomar las decisiones adecuadas puede conllevar a un gran malestar, experimentando angustia, inseguridad, miedo, etc. Además, en este periodo se incrementan las preocupaciones acerca de su aspecto corporal, de ser aceptados e incluidos en un grupo de iguales. 

Las preocupaciones que tienen sumadas a los múltiples cambios que experimentan suponen un reto al que tienen que hacer frente, y son diversos los adolescentes que tienen dificultades para adaptarse, provocándoles así un gran malestar. 

¿Cuándo debemos acudir al psicólogo?

Cuando vuestro hijo:

  • Tenga problemas de comportamiento
  • Presente altibajos emocionales, tristeza, irritabilidad, etc.
  • Tenga ansiedad y/o estrés
  • No disfrute de las actividades
  • Experimenta un gran malestar en determinadas situaciones (miedo ante estímulos concretos, se preocupa excesivamente por todo, etc.) 
  • Tenga problemas en el colegio/instituto 
  • Tenga un bajo rendimiento académico
  • Tenga dificultades para relacionarse con su grupo de iguales
  • Presente dificultades para autorregularse
  • Presente dificultades para adaptarse a nuevas situaciones (pérdida de un ser querido, cambio de centro escolar, etc)
  • Tenga dificultades para detectar, expresar y/o comprender sus emociones y la de los demás. 
  • Presente una baja autoestima

¿Qué conseguirá con la terapia?

La ayuda de un profesional para que le acompañe en este proceso puede ser beneficiosa. Mediante la intervención psicológica el adolescente adquirirá las herramientas y los recursos necesarios para conseguir hacer frente a todos los cambios y demandas, de una manera eficaz. 

Según el caso, puede ser conveniente el trabajo conjunto con los padres y la familia, con el fin de ofrecerles pautas y estrategias, a la vez que le apoyan en su proceso terapéutico.