Psicología adultos

green-chameleon-s9CC2SKySJM-unsplash (1)

En la edad adulta, igual que en cualquier otro momento vital, tenemos que hacer frente a exigencias y a cambios de índoles personal, familiar, social y laboral. La correcta gestión de estos nos permite mantenernos en un estado de bienestar. No obstante, hay momentos en los que nos es difícil gestionarlos porque nos sentimos desbordados y experimentamos tristeza, ansiedad, irritabilidad, etc. En estos momentos ir a un profesional puede ser una buena opción para poder expresar de manera libre todo lo que sentimos, a la vez que adquirimos nuevas herramientas y habilidades, y aprendemos a ser más flexibles con nosotros mismos y con nuestro entorno.

¿Cuándo debemos acudir al psicólogo?

  • Experimentamos ansiedad (miedo constante, rumiaciones, bloqueo, etc)
  • Experimentamos estrés
  • Presentamos alteraciones en el estado de ánimo (irritabilidad, tristeza, pérdida de interés, alteración del sueño y/o alimentación, desesperanza, etc).
  • Presentas una baja autoestima
  • Problemas en las relaciones sociales
  • Dificultades para detectar, expresar y/o comprender sus emociones y la de los demás. 
  • Dificultades para adaptarse a nuevas situaciones (pérdida de un ser querido, cambios laborales, etc)
  • Dificultades para autorregularse

¿Qué conseguirá con la terapia?

Nuestra finalidad es que alcance un estado de bienestar. Por ello, mediante la intervención psicológica potenciará sus recursos personales, a la vez que adquirirá nuevas herramientas y estrategias para gestionar y hacer frente a problemas actuales y futuros. Además, será un lugar donde se podrá expresarse abiertamente sobre todo aquello que sienta y/o le preocupe.